Promesas principales hechas por el Sagrado Corazón

Jésus le dijo a Santa María Margarita:

He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada ha perdonado hasta agotarse y consumirse para demostrarles su Amor, y en reconocimiento no recibo de la mayor parte sino ingratitud, ya por sus irreverencias y sacrilegios, ya por la frialdad y desprecio con que me tratan en este sacramento de Amor. Pero lo que me es aun mucho más sensible, es que son Corazones que me están consagrados los que así me tratan, por esto te pido que se dedique el primer viernes después de la Octava del Santísimo Sacramento, a una fiesta particular para honrar Mi corazón, comulgando ese día y reparando su honor, para expiar las injurias que ha recibido durante el tiempo que ha estado expuesto en los altares. Te prometo también, que Mí corazón se dilatará para derramar con abundancia su divino amor sobre los que le rinden este honor, y los que procuren que les sea tributado.
De un modo más explicito Jesús expresa el infinito amor que tiene a todos los hombres por quienes dio la última gota de su sangre y quiere que todos conozcan con certeza que en el encontrara el amor y la paz que el mundo no puede darles.
Promesas principales hechas por el Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita de Alacoque:

A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.
Daré la paz a las familias.
Las consolaré en todas sus aflicciones.
Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte
Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas
Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia
Las almas tibias se harán fervorosas
Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección
Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.
Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos
Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.
A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s